Cineforuma

LO MEJOR DEL FANCINE SOBRE RUEDAS

Artículo

Por: Francisco Javier Miranda

04/04/2018

Artículo Opinión

Compartir:

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+share on TumblrEmail to someone

Aunque con un poco de retraso, y puesto que el cine nunca muere, os presentamos las propuestas más destacadas del pasado Fancine, Festival de Cine Fantástico de la Universidad de Málaga, en su edición número 27:

How to Talk to Girls at Parties (dir. John Cameron Mitchell, 2017): La primera película de este repaso es una sobre la que no tenía demasiadas expectativas. Las críticas y comentarios que se podían oír sobre el nuevo trabajo del director de Hedwig and the Angry Inch no auguraban nada bueno. Por suerte, esto es Fancine, y las sorpresas en este festival (tanto positivas como negativas) están a la orden del día. A través de una historia aparentemente sencilla (chico punk conoce chica de otro mundo), se nos relata de forma conmovedora el primer amor adolescente y los sentimientos que éste provoca. La película dispone de un ritmo veloz, una banda sonora espectacular y unas actuaciones divertidísimas, destacando (como casi siempre) a Elle Fanning y Nicole Kidman. Es además una película que, si entras en su juego (lo cual puede no ser sencillo, a tenor de la cantidad de críticas negativas), te recompensa con un final que le da sentido a todo el conjunto y hace que salgas del cine con una sonrisa, algo muy difícil de conseguir hoy día.

Elle Fanning y Alex Sharp en How to Talk to Girls at Parties (2017).

The Endless (dir. Justin Benson & Aaron Moorhead, 2017): Siempre me ha fascinado/interesado la temática de las sectas, la manera en que éstas trabajan y moldean la voluntad individual para que al final el individuo se entregue por completo a una supuesta causa que está por encima de él, otorgándole todos sus bienes económicos y personales, otorgándole la misma razón de su existencia. Los directores interpretan aquí a dos hermanos fugados de una secta a la que, pasado el tiempo y sin nada en la “vida real” que les motive, deciden volver. A partir de aquí, una serie de sucesos extraños que rozan la ciencia ficción y la fantasía se desarrollará durante todo el metraje, sin que tengamos claro qué es real y qué no. Estos sucesos forman el discurso de la película, que nos pregunta si el tiempo es algo variable o invariable, si las decisiones que tomamos son fijas o siempre pueden cambiar y, en definitiva, si el libre albedrío es algo real o sólo una construcción que formamos en nuestras mentes. Preguntas que te acompañan más allá del visionado y que convierten a The Endless en la mejor película de esta edición del Fancine.

Justin Benson y Aaron Moorhead en The Endless (2017).

Sweet Virginia (dir. Jamie M. Dagg, 2017): Además de las sectas (así, como concepto), también me interesan mucho las películas en las que, a partir de una situación más o menos mundana, se suceden una serie de giros imprevistos y consecuencias que los instigadores de esa situación jamás se esperaban. De este subgénero del thriller (cuyos reyes serían los Coen) forma parte Sweet Virginia. Poco a poco, su director nos va adentrando en una atmósfera cotidiana a la vez que enrarecida (hay muchos planos de situación) y en una historia de perdedores obligados a tomar medidas desesperadas, con un imponente Jon Bernthal a la cabeza del reparto. Si bien su ritmo no es para todos los espectadores (en ocasiones puede ser más lenta de lo que debería), la belleza de las imágenes y su estilo árido y seco hacen de esta película un thriller muy recomendable.

Jon Bernthal en Sweet Virginia (2017).

Los hambrientos (dir. Robin Aubert, 2017)Siendo Fancine un festival de cine fantástico, era evidente esperar alguna propuesta relacionada con zombis. En este caso, la que destaca es la canadiense Les affamés, que, si bien en la superficie es una historia de muertos vivientes y supervivientes como otra cualquiera, llama la atención en su ejecución. El director, Robin Aubert, nos plantea escenas en apariencia desconectadas entre sí, con constantes saltos temporales y espaciales, en las que no dejamos de conocer a nuevos personajes. A medida que avanza la película, dichos personajes y situaciones acaban confluyendo en una misma línea argumental. Es por ello que lo mejor de la película se encuentra en su primera mitad, cuando la imprevisibilidad y la sorpresa marcan el conjunto, y cada escena está planteada de forma diferente a la anterior. En cualquier caso, sigue siendo una opción muy recomendable para los fans de este tipo de cine que busquen algo diferente, aunque sea en la forma.

Brigitte Poupart en Los hambrientos (2017).

Most Beautiful Island (dir. Ana Asensio, 2017): Esta propuesta tan particular nos cuenta la historia de Luciana, una inmigrante en Estados Unidos que, para poder salir adelante, se ve inmersa en una actividad macabra. En realidad no se debería contar más, porque esta película es de las que es mejor tener poca información antes de verla. Ana Asensio nos ofrece un retrato de Nueva York más sucio y realista de lo que estamos acostumbrados a ver, de la idealización que es prácticamente norma. Esto unido a la realización, que está muy cerca de ser documental, hace que el film produzca mucho desasosiego y tensión de cara a los momentos finales, y obliga al espectador a reflexionar sobre lo que acaba de ver.

Most Beautiful Island (2017), de Ana Asensio.

¡Colabora con nosotros!

Únete a Cineforuma y publica en el blog tus opiniones y críticas de las películas que hayas visto en nuestros ciclos.

Envíanos tus opiniones

Otras opiniones en Cineforuma